Si quisiéramos describir las características “no sensoriales” del VINO TÍO NICASIO hablaríamos de TRADICIÓN EMBOTELLADA:

  • En las formas de manejo del cultivo de la vid.
  • En las formas de entender y gestionar la tierra en base a micro-parcelas como unidades completas y con identidad propia.
  • En los procesos propios de elaboración del vino.

TRADICIÓN Y CALIDAD
EMBOTELLADA

El contexto “terroirs” se manifiesta en Castejón de Valdejasa gracias a la composición de sus suelos, la situación de estas parcelas entre los 490 – 520 metros de altitud y al microclima peculiar que genera la forma de “embudo” de las montañas de más de 700 metros que rodean a las parcelas de viña, abiertas al oeste – noroeste, y cerradas al Norte y al este.

Además, esta zona de los montes de Castejón de Valdejasa es considerada de media montaña y se encuentra rodeada de grandes cuencas fluviales como son el Ebro al sur, el río Gallego al Este y el río Arba al Oeste, que provocan que se genere ese microclima que imprime un carácter especial a la uva, por los contrastes de temperatura amplios entre el día y la noche, en especial en la época de maduración de la uva y por la escasez de precipitaciones tormentosas en verano, ya que todas ellas nos rodean y cogen los “caminos” de las cuencas fluviales antes descritas, generando una isla con pocas precipitaciones durante el engorde y maduración del fruto, dotando a este de una altísima calidad, presentándose así una base inmejorable para comenzar a elaborar unos vinos que no dejaran indiferente a ningún paladar.

VINO NATURAL
LIBRE DE SULFITOS

Todas las micro-producciones tienen como nexo en común la variedad de uva principal de la zona, la Garnacha, y la longevidad de todas las parcelas, ya que en torno al 75% de la superficie alberga plantaciones de más de 60 años, distribuidas en marco tradicional a modo de vaso. El hecho de que cada micro-parcela tenga en pequeñas proporciones cepas de otras variedades de uva contribuye a su vez a marcar ese concepto de terroir.

La recolección selectiva de los mejores frutos, con las mejores calidades, junto con el criterio de nuestro enólogo, hace obtener nuestros queridos vinos. En la actualidad partimos solo con vino tinto, que recuerda, por su comportamiento abocado en el paladar y una alta graduación alcohólica, a esos vinos de antaño que tanta fama dieron en toda la comarca e incluso fuera de la comunidad autónoma, a los vinos que producían los vecinos de Castejón.

Llegamos así a un vino natural, libre de sulfitos, con un sabor y comportamiento auténtico, que ha heredado todos los matices que el territorio, su clima, el carácter y tradiciones que las gentes de nuestro pueblo le aportan, desde forma y filosofía propia de la poda de los viñedos, pasando por el resto de tareas de la viña y bodega, hasta el embotellado de nuestros caldos. Todo ello hace de nuestros vinos un clásico, que se escapa a los cánones que en la actualidad rigen el mercado de los vinos tintos, convirtiendo a Tío Nicasio en un vino auténtico, para gente auténtica.

NOTA DE CATA

Color cereza picota con ribete rojo anaranjado y abundante lágrima.
Intenso en nariz que recuerda a fruta madura y amielados.
Aromas balsámicos y especiados.
En boca es contundente y de buen cuerpo, de complejidad elevada.
Largo, fácil de paso y especiados en el retrogusto.

Es conveniente una aireación previa para expresar todo su potencial.
Se recomienda servir a una temperatura inferior a 18ºC